2009

2009

El trabajo desarrollado hasta finales de 2008 se centro en la caracterización de fragmentos de pintura mural que mostraban policromía o capa pictórica (pertenecientes al segundo o cuarto estilo Romano) y fragmentos de mortero sin restos de pigmentación.

Las dos principales degradaciones identificadas fueron el proceso de ennegrecimiento de dos pigmentos rojos. En los fragmentos que mostraban la presencia del pigmento rojo bermellón o cinabrio (HgS) se identificaron dos compuestos de deterior: (i) mercurio elemental (Hg), que es el que aporta el color negruzco a la capa pictórica roja original (ii) calomel (Hg2Cl2), un compuesto blanco que se forma tras la reducción del Hg(II) en presencia de cloruro.  En los fragmentos que mostraban la presencia del pigmento rojo hematita (Fe2O3), se identificó a escala microscópica una fina capa negra, la cual se componía de magnetita (Fe3O4) homogéneamente distribuida. La magnetita es un producto de degradación que puede formarse por reducción de la hematita por influencia del SO2 ambiental (presente en la atmósfera moderna de Pompeya). Junto con magnetita, en esa fina capa negra se identificó la presencia de yeso (CaSO4·2H2O) y la posible presencia de (para)coquimbita (Fe2(SO4)3·9H2O).

Estos resultados fueron enviados para su consideración por parte del comité científico del Congreso Internacional RAA2009 (5th International Congress on the Application of Raman Spectroscopy in Art and Archaeology), el cual fue organizado en Bilbao por parte del grupo de investigación IBeA. Estos resultados fueron aceptados como una comunicación oral. Posteriormente, estos datos fueron publicados en el número especial de la revista Journal of Raman Spectroscopy dedicado a este Congreso Internacional.

Las muestras de mortero que poseían tanto su parte exterior (intonaco) como interior (arriccio) fueron analizadas en 2009. Los resultados mostraron, además de la esperada presencia de calcita, cuarzo y compuestos puzolánicos (silicatos como el diópsido MgCaSi2O6, compuesto típico de rocas volcánicas) pertenecientes a la composición original de los morteros, la presencia de diferentes compuestos de deterioro como el yeso, niter (KNO3), mirabilita (Na2SO4.10H2O), epsomita (MgSO4.7H2O) y wedelita (CaC2O4.2H2O). El test de sales solubles aplicado a estas muestras confirmo las observaciones realizadas mediante la técnica de espectroscopia Raman, detectándose así la presencia de iones cloruro, sulfato y nitrato en los extractos solubles de las muestras de mortero.

Los resultados obtenidos para los morteros fueron enviados en Junio 2009 al Congreso Internacional “Historic Mortars HMC2010” (Praga, Septiembre 2010). Nuestro trabajo fue aceptado como comunicación oral y también fue publicado como un capítulo de libro dedicado al congreso y editado por RILEM.

La explicación química empleada para justificar la presencia de los compuestos de deterioro identificados nos llevó a considerar que las pinturas murales y muros de la casa Pompeyana analizada estaban sufriendo el impacto de la atmósfera moderna contaminada actual que los rodea (elevada presencia de gases ácidos como SOx y NOx en el ambiente marino de la metrópoli de Nápoles). Pero, extraer esta conclusión a partir de un reducido número de muestras puede resultar demasiado arriesgado. Es por ello que solicitamos la posibilidad de realizar análisis in situ con nuestra instrumentación portátil no destructiva en los muros de la casa de Pompeya de donde se habrían extraído las muestras, la Casa de Marcus Lucretius. A partir de ese momento fue cuando dio comienzo el proyecto APUV.