2012

2012

En Septiembre de 2012, fuimos invitados por el grupo de investigación del proyecto finlandés EPUH (Profesor emérito Paavo Castren y Dr. Antero Tammisto) a continuar realizando análisis de campo usando diferente instrumentación no invasiva en los muros y pinturas murales de las casas de Marcus Lucretius y Obonius. Los objetivos principales de la expedición APUV fueron el estudio de la formación de eflorescencias en los muros y pinturas murales, tanto expuestos como en habitaciones protegidas, y de los factores que causan o favorecen el deterioro de los frescos de Pompeya. Por ello, se analizaron muros y pinturas murales de zonas expuestas (afectadas directamente por la lluvia, aguas de infiltración, etc.) y de habitaciones protegidas (mediante tejados), así como tres paneles de los muros de la casa de Marcus Lucretius retirados hace más de 165 años y ahora expuestos en el Museo Arqueológico Nacional de Nápoles (MANN). Finalmente, se caracterización mediante técnicas analíticas portátiles una colección de pigmentos Pompeyanos recuperados  de la excavación arqueológica de Pompeya y almacenada en sus recipientes originales en el Museo Arqueológico de Nápoles (MANN). Para realizar los análisis moleculares y elementales durante esta expedición se escogieron tres instrumentos portátiles: un espectrómetro Raman, un espectrómetro de reflectancia difusa en el infrarrojo de transformada de Fourier (DRIFTS) y un espectrómetro de mano de fluorescencia de rayos X de energía dispersiva (ED-XRF).

Los miembros de la expedición APUV visitaron las ruinas de Herculano, otra ciudad del Vesubio que fue enterrada tras la erupción del 79 A.D localizada en la meseta volcánica frente al mar.

Tras la expedición, en nuestros laboratorios se analizaron numerosos fragmentos de mortero excavados en 2004/2005 y muestras de pigmentos del MANN mediante espectroscopia Raman, difracción de rayos X (XRD), microfluorescencia de rayos X (µXRF) y fluorescencia de rayos X por energía dispersiva acoplado a un microscopio de barrido electrónico (SEM-EDS). Estos fragmentos (primer, segundo, tercer y cuarto estilo Pompeyano) habían estado enterrados más de 2000 años.